802.11ac vs 802.11n – ¿Cuál es la diferencia?

¿Cuál es la diferencia entre 802.11ac y 802.11n? Explicamos los pros y contras del estándar Wi-Fi de nueva generación y el anterior.

B, g, n, ac… Los estándares inalámbricos no han tenido una progresión alfabética lógica, pero en realidad esto no es lo más importante

La pasada semana el órgano de gobierno de la Alianza Wi-Fi certificó el estándar ‘802.11ac’, allanando el camino a la producción masiva de ‘dispositivos inalámbricos ac’. Esta estándar vendrá incorporado en routers, portátiles, tablets, smartphones, televisores y mucho más, por lo que vamos a ver las mejoras que incorpora con respecto a su predecesor, el 808,11n, y si merece la pena emocionarse o no por la novedad.

802.11ac

Compatibilidad del 802.11ac

Lo primero que hay que comentar es que, al igual que los anteriores estándares Wi-Fi, el 802.11ac es retrocompatible con 802.11b, g y n. Esto significa que puedes comprar un dispositivo dotado de 802.11ac y funcionará bien con el router que ya tienes. De forma similar, puedes actualizar a un router 802.11ac y seguirá funcionando con todos tus dispositivos. Una vez dicho esto, necesitas tanto un router 802.11ac como un dispositivo 802.11ac para disfrutar de los principales beneficios de este estándar. Y estos son…

802.11ac

Velocidad del 802.11ac

Con cada nueva tecnología inalámbrica, la velocidad es siempre la característica que más titulares centra. Pero como ha ocurrido hasta la fecha con todos los estándares inalámbricos, las cifras que se publican pueden ser engañosas.

1,3 gigabytes por segundo (Gbps) es la velocidad más citada cuando se habla del estándar 802.11ac. Esto se traduce en 166 megabytes por segundo (MBps) o 1331 megabites por segundo (Mbps). Eso es bastante más rápido que los 450 Mbit por segundo (0,45 Gbps) que se mencionan en los routers 802.11n con mayor rendimiento.

802.11ac Entonces, el Wi-Fi ac es casi tres veces más rápido que el n, ¿no es así? Pues no.

Estas cifras son los ‘máximos teóricos’, que nunca llegar ni a acercarse a las que se alcanzan en los escenarios reales. En nuestra experiencia, el rendimiento del wireless n tiende a ser en torno a 50-150 Mbits, y en nuestras primeras pruebas los routers 802.11ac normalmente han llegado a una velocidad cercana a los 250-300 Mbits. Por tanto, una velocidad 2,5 veces más rápido cuando estás cerca de tu router es una cifra que sirve bastante bien de guía (aunque mucho más a mayor distancia, como veremos a continuación).

Afortunadamente, esta mejora se incrementará a medida que los dispositivos 802.11ac avancen. El wireless 802.11n soporta un máximo de cuatro antenas a casi 100 Mbits cada una, mientras que el 802.11ac puede soportar hasta ocho antenas a más de 400 Mbits cada una.

Los dispositivos más pequeños como los smartphones suelen tener una sola antena, pero sí pueden verse beneficiadas las tablets (normalmente de dos a cuatro antenas) y los portátiles y televisores (de cuatro a ocho). Además, los routers 802.11ac lanzados hasta el momento cuentan con más de seis antenas.

Una observación final: Cuidado con los routers que afirman tener velocidades de 1,750 Gigabits. Es una estrategia de marketing en la que los fabricantes han añadido la velocidad máxima teórica del 802.11ac a la velocidad máxima teórica de 450 Mbits de los 802.11n. Y eso es trampa.

Rango del 802.11ac

Aunque que la velocidad será lo que fomentará las ventas de los routers 802.11ac, el rango es igual de importante. Y aquí el wireless ac brilla con luz propia.

El primer punto a destacar es que el estándar 802.11ac permanece por completo en el espectro de los 5 GHz. Aunque algunos routers 802.11n modernos emiten tanto en 5 Ghz como en 2,4 GHz, son relativamente pocos.

En consecuencia, el espectro de los 5 Ghz suele ser más “silencioso”, ya que sufre muchas menos interferencias de las señales Wi-Fi vecinas. Esto compensa el hecho de que, en condiciones de laboratorio, las señales de 5 Ghz no emiten tan lejos como las señales de 2,4 Ghz. Los 5 Ghz también son necesarios para soportar las mayores velocidades del wireless ac.

802.11ac El segundo factor clave es que el 802.11ac convierte la ‘formación de haces’ en una parte central de sus especificaciones. Más que lanzar señales inalámbricas por igual en todas las direcciones, el Wi-Fi con haces detecta dónde están los dispositivos e intensifican la señal en su dirección.

Esta tecnología ya existía de forma patentada (tuvo un gran impacto en el D-Link DIR-645), pero ahora estará presente en todos los routers y dispositivos 802.11ac.

La combinación de estas dos tecnologías tiene consecuencias profundas. Esto se vio claramente en el Linksys EA6500, que alcanza velocidades de 30.2MBps (241.6Mbit) al conectarlo a un dispositivo a dos metros de distancia, pero sigue funcionando a 22.7MBps (181.6Mbit) a 13 metros de distancia y dos sólidas paredes en su camino. En cambio, el EA4500 de Linksys (idéntico excepto por estar limitado a 802.11n), solo llegó a 10.6MBps (84.8Mbit), cayendo a 2.31MBps (18.48Mbit) bajo las mismas condiciones.

En el mundo real, el 802.11ac no sólo te permite disfrutar las velocidades de 100 Mbits (y más allá) de la fibra óptica en toda la casa, sino también de múltiples contenidos Full HD en streaming, una latencia ultra baja para juegos y un trabajo en red doméstica increíblemente rápido al mismo tiempo.

Disponibilidad del 802.11ac

Aquí viene la primera advertencia. El anuncio del programa de certificación del 802.11ac por parte de la Alianza Wi-Fi significa que los productos equipados con 802.11ac ya pueden ser certificados, pero ese proceso llevará tiempo, ya que miles de chipsets tienen que ser comprobados.

Por supuesto, algunos fabricantes ya se han lanzado a la piscina. Los routers 802.11ac que ya hemos probado se venden como productos de ‘Proyecto 802.11ac’, y aunque muchos de ellos pueden llegar a ser certificados mediante una actualización de firmware, no es algo que esté garantizado. Los productos de 802.11ac en proyecto tampoco garantizar funcionar bien con otros productos de 802.11ac en proyecto, especialmente entre diferentes fabricantes. Los productos certificados, en cambio sí.

Las buenas noticias son que los primeros chipsets certificados ya están a punto, y vienen de la mano de Intel, Qualcomm, Cisco, Realtek, Marvell, Broadcom y Samsung, fabricantes con una gran experiencia en redes y que también fabrican chipsets para otros. Por ejemplo, Intel sólo tiene un chipset certificado, el ‘Dual band Wireless 7260’, pero se espera que sea el corazón de la mayoría de Ultrabooks con sistema Haswell.

Además, la adopción debería ser rápida. Los primeros routers 802.11ac eran bastante caros, pero los precios han caído rápidamente hasta el punto de que no debería ser una barrera para alguien interesado en subirse al carro. A ello se une que el 802.11ac es extremadamente eficiente y permite un buen ahorro de energía en comparación al 802.11n, lo que lo hace ideal para dispositivos móviles.

Por tanto, aunque los productos 802.11ac apenas acaban de llegar, se convertirán muy pronto en la corriente dominante.

¿Debo esperar para el 802.11ac?

Todo lo expuesto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Debo comprar ahora cualquier dispositivo que no sea compatible con 802.11ac? La respuesta corta es que no. Si vives sólo en un pequeño piso en el que no tengas problemas de señal, el 802.11n debe satisfacer todas tus necesidades, pero en hogares más grandes y con más usuarios, y hogares con almacenamiento conectado en red, las ventajas del 802.11ac son demasiado buenas como para dejarlas escapar. Además, cuando compras algún dispositivo esperas mantenerlo por un determinado número de años.

La respuesta larga es que el 802.11ac es una revolución que será difícil de esquivar. El wireless ac estará incorporado en la mayoría de portátiles y teléfonos en los próximos 12 meses, y los routers también empezarán poco a poco a contar con él (aunque las ISPs son normalmente más lentas a la hora de adoptar los nuevos estándares en los routers que proporcionan, por lo que es mejor conectar un router ac en su lugar y apagar la señal del suyo para disfrutarlo).

Llevará tiempo y dinero que tu hogar sea totalmente compatible con el 802.11ac, pero merecerá la pena.

Lee mas:
Hackear Redes WIFI– Crackeando Claves o Contraseñas WPA2

FacebookMarcador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *